Avisar de contenido inadecuado

Los estadios del pensamiento previos a la modernidad

{
}

Introducción a la Historia de la filosofía moderna

 Estadios del pensamiento a la salida de la Edad Media[1]

Vamos a asistir en esta materia al paso de la visión cristiana del mundo a la cosmovisión racionalista-empirista de la modernidad.

  • de plantear: Dios es la verdad, y verdad es coincidencia con las cosas
  • a postular: La verdad es creencia, y el mundo es construcción

Este paso del medioevo a la modernidad  ya estaba esbozado en los últimos años de la edad media, más precisamente en el siglo XIV, en una etapa del pensamiento que llamaremos "salida de la edad media". Esta  "salida" tiene tres estadios:

1°) La inteligencia pierde a Dios:

Con Duns Scoto (1266-1308) se da una separación profunda entre filosofía y teología.(Se concibe la filosofía como ciencia deductiva, según el modelo matemático y la teología como ciencia práctica. Esta  nunca puede ser deductiva porque no tenemos concepto adecuado de Dios para elaborarla como ciencia estricta.)

a) No hay conocimiento de la esencia abstracta. No hay conceptos universales. Sólo percepción intelectual de lo singular, confusa. No hay abstracción. Se reviste lo captado de la modalidad universal

b) El ente es unívoco. Lo único que podemos decir de Dios y de las criaturas es que son entes (uno infinito y otro finito) . Y esto es muy pobre para hablar de Dios. No hay analogía y por ello la creación no es un camino para alcanzar algún tipo de conocimiento del creador. Dios es un irracional, es decir inaccesible a la razón, solo lo podemos conocer por revelación.

c) Voluntarismo: las cosas son así porque Dios así lo quiere. Esto lleva a una primacía de la voluntad sobre la inteligencia. Se fundamenta una teología a partir del amor. En la ética lleva a la heteronomía moral, una ética voluntarista, donde el deber es un acto voluntario no fundado en la esencia.

2° ) La inteligencia pierde al Mundo:

El nominalismo de Guillermo de Ockham (1280/90-1349), basado en un conocimiento intuitivo ( e intelectivo) del singular, y en la afirmación de que lo real es lo individual; postula que los conceptos sólo sirven para unificar los fenómenos, para organizarlos. Los conceptos no se refieren a la esencia de las cosas. Son estructuras del aparecer, no del ser. La ciencia me permite ordenar el mundo de los fenómenos. De allí su logicismo (o más bien terminismo). La metafísica no es posible. Todo lo que cae fuera de la experiencia (individual) no es posible conocer (agnosticismo). Con respecto al conocimiento de Dios solo cabe el fideísmo. Este fideísmo es un cómodo instrumento para conservar certezas tradicionales sin el correspondiente compromiso teorético.

3°) La fe se recluye en la intimidad:

La llamada Devotio Moderna es una corriente del siglo XIV  que se desinteresa de toda especulación teológica. Lo único que importa es la praxis cristiana, pero en un sentido individualista. Se busca un trato individual con Cristo, quien no es el centro de la comunidad o de la Iglesia  sino un ejemplo a imitar. (de allí la búsqueda de la "imitación de Cristo"). Podemos afirmar que aquí el tratado de Teología espiritual queda separado del tratado de Gracia. Es una situación de positivismo religioso. La teología se desinteresa de Dios, solo busca indicar caminos para alcanzar la imitación de los ejemplos de Cristo. Esto se logra suscitando sentimientos morales ( de donde deviene una práctica voluntarista)  y sentimientos ascéticos ( a través de los cuales se pretende lograr un dolor afectivo)

El punto de vista existencial:

La historia busca comprender su objeto: el hombre del pasado. El historiador vuelve al pasado; esto le exige salir de la costumbre y enjuiciar lo que recibió. Ahora, cuando estudiamos el pasado lo hacemos desde nuestros puntos de vista, leemos los documentos desde nuestro modo de ser, desde nuestras referencias.

Por ello podemos decir que la historia tiene:

-un aspecto viviente: nosotros

-un aspecto pasado: la multiplicidad de hechos

Entonces la historia implica un proceso que nos exige:

+ Salir de la costumbre

+ ponernos en relación con lo ajeno

+ Interpretar: descubrir el sentido de un hecho

Para descubrir el sentido de los hechos es necesario no tomarlos aislados; aquí nos aparece el problema del conocimiento del contexto y la necesidad de visiones panorámicas (sinopsis) para conocer la realidad.

Para la historia, como  para todo conocimiento cabe una actitud de sano escepticismo: sano, porque podemos conocer; y escepticismo, porque no podemos conocer tanto como queremos.


[1] Esquema basado en las clases de Historia de la Filosofía Moderna del  Pbro.Dr. Vicente Ciliberto, Seminario San José, La Plata, 1983

{
}
{
}

Deja tu comentario Los estadios del pensamiento previos a la modernidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre